dijous, 12 de juny de 2008

Brasil Parte 6: La escalera en movimiento. Río de Janeiro.

Más allá de las playas de Copacabana, Ipanema...,de Río, recordaremos a un artista que como él mismo dice “es el único genio que trabaja dentro de su obra”, y el espectador, además de disfrutarla y usarla, puede descubrirla de la mano de su creador. Lo mejor es que a diferencia de las obras de arte más convencionales, ésta está en continuo cambio. Dentro de un año no será la misma que nosotros hemos visto, y, mientras su creador more en Río seguirá allí para enseñártela.

Dicen de Río que es la”Cidade Maravilhosa”. Podemos afirmar que a más de 700 metros de altura, desde la atalaya que supone el Cristo Redentor, es de las ciudades más bellas que hemos conocido. Es un atractivo natural; el que le otorga estar rodeada por una naturaleza privilegiada. El azul del Atlántico, una enorme bahía, playas de arena blanca, una “floresta” (Tijuca) que se funde con esta enorme urbe y que permite salir de casa y explorar senderos con cascadas, escalar o ver una enorme variedad de flora y fauna. De hecho, desde ahí arriba, a los pies de esta majestuosa estatua con los brazos abiertos a todo el Mundo, tocando el cielo, uno siente que esta en un lugar especial.
El aterrizaje en Río nos condujo al primer hogar fuera del hogar desde nuestra salida de Barcelona. Un albergue donde teníamos a nuestra disposición una cocina, una sala de estar y una habitación con vistas al centro de la ciudad. Está situado en la frontera entre los barrios de Lapa y Santa Tereza, donde encontramos el Río que más nos gustó, lejos del esplendor de sus zonas más bonitas o conocidas. Dos barrios que mezclan todo lo que uno imagina de esta ciudad. Por un lado, un pasado imperial (es bueno saber que ha sido la única capital de Imperio fuera de Europa), gracias a las villas coloniales de las laderas de Santa Tereza, antaño habitadas por la burguesía local y ahora rehabilitándose, ya que muchos representantes de la bohemia local e internacional se han instalado aquí, conectadas al centro de la ciudad por el Bonde, un tranvía del que siempre cuelgan niños y no tan niños para ahorrarse el billete. Por el otro lado, un presente que es el resultado de un mix entre pobreza y postmodernidad: desde niños esnifando cola mañana, tarde y noche bajo los Arcos de Lapa hasta miembros de las clases favorecidas de Río que tienen, especialmente en Lapa, una de sus principales zonas de ocio nocturno. Como dice Bruno, “Río es la ciudad más democrática de Brasil”, no existen las clásica fronteras centro/periferia: la pobreza y la riqueza, sin llegar a fusionarse, conviven puerta con puerta. Este es uno de sus principales atractivos, así como su fuente de problemas y riesgos.

En el albergue coincidimos con distintas personas con las que establecimos una buena relación nada más llegar. El segundo día y después de una lluvia constante, que cesó en el momento oportuno, nos juntamos un grupito para descubrir la noche más canalla de Río, la marcha de Lapa. Los cariocas, que tienden a magnificar las cosas, dicho sea de paso, afirman que los viernes a partir de las 0:00h (aquí empiezan y acaban muy tarde), por las calles de Lapa se reúnen más de 20.000 personas para bailar, en muchos casos en las aceras, al ritmo de Samba, Forró, Tecno o simplemente para escuchar la música en directo (Jazz, Bossanova..) que ponen en los cientos de garitos que hay desperdigados.
La noche fue larga y corta a la vez, no sabemos si por el exceso de caipirinha o por el “buen rollito” con el que nos juntamos todos, a saber!: Mikel, un vasco, auténtico, de fin de semana en Río antes de regresar a Donosti; Maria, una alemana que esperamos reencontrar en Trinidade; Sam, un australiano que ya se ha ofrecido a acogernos cuando lleguemos a Sydney, a Santi, un compi de Sant Salvador que vive cerca de Río y otros que para no ser pesados no mencionaremos. Lo peor fue el despertar, no tanto por la lluvia, que ya no nos dejó en 3 días, sino por la resaca brutal que cargábamos. Tenemos cierta experiencia en estas lides, acumulada en años, y creemos poder afirmar que la resaca de caipirinha es la más oceánica de todas, sin duda sus olas parecen las del Atlántico.
Una vez recuperados, y remitida la lluvia, Bruno, el juez que conocimos en la Chapada Diamantina, quedó con nosotros para mostrarnos algunas zonas de Río. Accedimos a Maracaná (¡No al campo, es caro y estamos de rebajas!) y visitamos la zona Centro, un barrio en plena rehabilitación donde se mezclan grandes rascacielos, monasterios franciscanos, edificios de Le Corbousier y arquitectura colonial. Lo mejor fueron sus explicaciones que, como un libro abierto, nos ofreció durante todo el recorrido tanto del pasado como del presente de esta ciudad. Sinceramente, creemos que cuando venga a Barcelona (¡ya sabes que te esperamos!) no estaremos a la altura de las circunstancias.... ¡Nos comprometemos a empollarnos una guía antes! Al final, después de comer, nos llevó hasta su trabajo y pudimos contemplar su sala de vistas y el trajín del juzgado. Curioso.

Después de visitar otras zonas de la ciudad, cuál turistas aplicados, y de vivir otros encuentros fortuitos, tanto diurnos como nocturnos, con personajes de lo más variopinto, y justo antes de partir hacia nuestro nuevo destino, conocimos a Selaron, el genio de la escalera. A diferencia del de la lámpara, éste no concede deseos. ¡Lástima!. Sin embargo, tal y como él mismo afirma, es un verdadero genio gracias a la idea que se le ocurrió hace cerca de 20 años y que ahora le permite vivir, literalmente, de su calle. Y no sólo eso, ha logrado ser famoso (sólo hay que mirar las entradas en Google) y que su obra haya aparecido en series como CSI: Miami, en El País o revistas de todo el mundo. Nosotros vimos por primera vez a Selaron en el bareto donde íbamos a tomar cervezas en la Rua Joaquim Silva. Sin saber nada de él, nos pareció un más de los muchos pirados que nos encontramos cada día en Lapa. La diferencia es que este gritaba más que los otros y pintaba unos dibujos que, desde lejos, nos parecían de los más infantiles.
Pero Selaron es mucho más que el único pintor, chileno, que ha dibujado más de 30.000 "gravidas” (embarazadas en portugués), o, el que ha expuesto su arte por las paredes de Lapa con pinturas (no grafittis), ensalzando la importancia de las favelas en la cultura de Río y de todo Brasil. Es el creador de uno de los monumentos más recientes de la ciudad, visitado por turistas de todo el mundo. Su gran obra ha sido crear las escaleras de Lapa, convirtiendo lo que en el pasado era una paso lúgubre para ascender hasta el convento de Santa Tereza, en un collage de azulejos de distintos colores donde se han incluido tanto azulejos pintados por el mismo Selaron como otros que muchas personas le han enviado desinteresadamente desde más de 50 países. Como sigue recibiendo material ha decidido mantener viva su obra, convirtiéndola en las únicas escaleras en movimiento del mundo.




Fotos:
http://picasaweb.google.com/ankor73/Rio

6 comentaris:

microbi ha dit...

Hola familia!
Ja esteu a Rio...jo el 1 de Juliol creuo el xarco i me'n vaig a NY, 2 mesos justos!
Divendres vaig entregar la tesis final de carrera, i vaig ser felicitada inclus amb menció especial!
:)

uN PETO!

Pepa ha dit...

BONdia hola familia reventos i rodes,Com podeu veure teniu una neboda cum lauden!!!RIO es molt bonic ,grcies per les fotos ,us intentare enviar les de Boston pero necesito un tecnic, os he vist pletorics molts recorts per tots PEPA

Anònim ha dit...

Marta me meo contigo hasta en video... jajaja! Te transcribo tus dialógos en el impresionante documento...
-claro
-mmm
-se
-ya
-no
-ah
-claro
-es verdad
-ooooi!
Eres genial! Un beso,

Anònim ha dit...

Hola macos! desde luego que no podeis documentar mejor vuestro viaje. Es todo un gustazo poder leer todo lo que os va pasando. Un abrazo a los dos. Disfrutad mucho. Manel

Anònim ha dit...

Llegir-vos i despreés llegir els comentaris és molt divertit! Claro, mm, se...el vídeo és catxondo! He rigut molt, perquè no s'entén res! HAstalueguito guapos! Núria

Anònim ha dit...

Hola Soy Mikel, "el denominado vasco auténtico"!!!

Como pequeña parte de recuerdo de vuestro viaje a Río voy a hacer mi humilde comentario:

La noche de Lapa me pareció con una magia y buen rollito no habitual. Las caipirinhas entran de miedo y la compañía de aquella nuit de farra fue molt be (como dirías vosotros). Tanto Marta como Joan me parecieron unos castas y que contagian su enamoramiento por la vida, cualidad fundamental para ser feliz. El elemento de Santi, es un bicho al que merece conocer y del resto de la tropa me hacía gracias el saltimbanquis del australiano. Por lo demás, lo único que me da pena es no acordarme de qué música ponen en Lapa. La verdad es que con el pedo no puedo acordarme de ni un sólo ritmo (ni samba, ni na.

Bueno, por último agradecer que me acogiéseis aquella noche. Yo había acudido a aquel youth hostel de LAPA para encontrar farra (recomendado por dos amigos que acaban de dar la vuelta al mundo)y la verdad es que a la primera de cambio BINGO.

Un abrazo

Mikel