dimecres, 23 de juliol de 2008

Córdoba. Un Cucú sin igual


Después de Buenos Aires hemos descubierto otra Argentina. La del Cucú de Carlos Paz o la de la Quebrada de Río Ceballos. Sitios anónimos, sin transcendencia alguna y que uno debe evitar a toda costa. A veces, en un viaje, acabas en el lugar equivocado por culpa de las Lonley Planet de turno o las recomendaciones de presuntas personas conocidas.

Estos días hemos estado en Córdoba. Una ciudad que venía de camino hacia Mendoza y que nos decepcionó bastante. Suponemos que si uno es universitario y lo que desea es joda (o sea fiesta), Córdoba es la ciudad ideal. Pero si uno cree que va a visitar una ciudad con atractivos añadidos, pronto se da cuenta que esté no es el mejor destino de Argentina. En otras palabras, si uno viene a este país y tiene poco tiempo, Córdoba tiene como mucho una tarde para visitar lo que queda de la arquitectura colonial y, a lo sumo, realizar una excursión por la Sierra pero seleccionando un poco donde vas, puesto que si no eliges bien acabarás como nosotros... es decir, pensando: ¡Qué coño estoy haciendo aquí!. Lo sentimos por los cordobeses, que son buena gente, pero nuestra Córdoba, la española, esa si que mola.

Es de justicia decir que para muchas de las personas, turistas, que hemos ido conociendo, Córdoba es una ciudad interesante. A nosotros nos ha dejado indiferentes y nos la podríamos haber ahorrado. Sin embargo, si reflexionamos sobre lo vivido durante esos 3 días, que recordamos como demasiado largos, nos sale la risa. En primer lugar, por haber tenido el privilegio de conocer uno de los monumentos más freakys jamás contemplado por nosotros (el Cucú de Carlos Paz) y después por haber ido, recomendados por un cordobés, a pasear por la Quebrada de Río Ceballos. Vayamos por partes.

Uno de nuestros objetivos al llegar a Córdoba era salir al campo y disfrutar del aire puro. Buenos Aires es una gran urbe, con todo lo que conlleva, y teníamos ganas de cambiar el mundanal ruido por el silencio de la Sierra. Una vez colectivizamos (es decir, llegamos a Córdoba en colectivo), preguntamos a una persona, que conocíamos con anterioridad, cuál era la mejor excursión para pasar el día fuera. Nos mandó a la Quebrada de Río Ceballos. El nombre nos pareció sugerente y además no aparecía en la cada vez más floja y desactualizada Lonley Planet (un día disertaremos sobre los males que rodea a la adicción del turista a esta guía). Al llegar a este lugar, previo desplazamiento en autobús y taxi, nos encontramos delante de un lago artificial, bastante sucio y donde lo único que se podía hacer era caminar por una sendero polvoroso sin atractivo alguno. Tuvimos mucho trabajo para volver a la ciudad y al final lo logramos mediante un autobús que paró en innumerables paradas. Más de 3 horas de viaje, entre ida y vuelta, para un paseito de 40 minutos. ¡Éxito brutal! Para más INRI, en lugar de aire puro, tragamos polvo a mansalva. Una gran recomendación. ¡Si señor!

Esa misma noche conocimos a unos chilenos. Su visión de Córdoba no era muy distinta de la nuestra y nos recomendaron ir a Carlos Paz. Este pueblo es el balneario de los cordobeses cuando aprieta el verano, a orillas del lago San Roque. De hecho, los días que hemos pasado ahí ha hecho una calor brutal, aunque no sea habitual por estas fechas. Quedamos que al día siguiente iríamos a este pueblecito, supuesta maravilla, y que nos encontraríamos con Leo y Juan Pablo (los chilenos) para almorzar. Al llegar a Carlos Paz, como buenos turistas, nos dirigimos a la oficina de información. Preguntamos por los intereses y actividades de lugar y la primera referencia, ineludible según la señorita, era visitar el famosísimo Cucú de Carlos Paz. Cuál visitantes aplicados nos dirigimos a ese lugar con cierto escepticismo. Para llegar hasta allí tuvimos que recorrer parte de la ciudad, constatando que, excepto el lago, el pueblecito no tenía ningún i
nterés en particular. Sin embargo, al llegar delante del Cucú nos dimos cuenta que estábamos delante de uno de los intereses turísticos más freakys jamás vistos. Se trataba de un Cucú de más de 3 metros de altura donde la gente, en especial familias enteras, se aposta para ver como el mega reloj da la hora y aparece un enorme pajarito haciendo: ¡Cucú! Primero nos quedamos con la boca abierta y luego nos desternillamos de la risa al recordar lo que habíamos presenciado.

Al final, en Córdoba acabamos pidiendo la hora al árbitro, deseando pasar la noche en el bus que no llevaría a Mendoza, que ya es mucho decir. Todavía nos quedaría el descontrol de la terminal de omnibus en domingo, sin comentarios.

Fotos:

http://picasaweb.google.es/ankor73/CORDOBA


6 comentaris:

Tatiana ha dit...

Hola viatgers!
Que fort! jo vaig anar a Cordoba fara uns 10 anys i vaig tenir absolutament el mateix sentiment que vosaltres! No vaig tenir la vostra sort i em vaig perdre el sorprenent Cucu! El millor es que jo tambe buscava una mica de muntanya i vaig acabar, segons les recomanacions de la informacio turistica de Cordoba, en una esplanada plena de Cactus i palmeres seques. Brutal. A mes a mes, em van dir que era el lloc on anaven els flipats a veure ovnis. (com veieu, tambe vaig seguir la ruta Freaky).
Jo no vaig anar a Carlos Paz i teniu rao, els Cordobesos sempre parlen meravelles de la Sierra deu ser que son mes xuministes que els francesos.
Aixo si, tota la gent que vam trobar per alla eren mooooolt simpatics i inclus, dp, he anat coneixent gent de Cordoba encantadora (i tots sempre m han cantat les meravelles de la Sierra), deu ser que tenim canons de bellesa diferents, ves per on...

Sort en l'aventura... i ja explicareu que tal Mendoza... que per cert, com a ciutat no val res pero si trobeu la bona excursio, val la pena! (evidentment, no va ser el meu cas, perque un cop mes, vaig seguir els consells de la informacio turistica i vaig anar a petar en un d'aquests pobles que dieu que cal evitar...). En fi, coses del turista.
Ah, si creueu a Xile, intenteu situar/vos a la finestra dreta de la Combi, aixi veureu el Aconcagua.

petonets
tati

laia ha dit...

hola frikis del cucut!
Si q es veritat q les tipaneres q us foteu es noten a les cares, una tanda d cagalera con a Brasil us aniria bé :)))
aqui tot molt bé, acabo d'arribar d'Eivissa, 4 Dies de sol i platja.
el Zak es va quedar amb la jefa, amb moment d'angoixa x la seva desaparicio inclos, pero nomes va durar 1/2 hora.... Estava a casa del raimon, despres d'apalancar- se a casa teva als peus de la Charo :)
la nurha se l'havia deixat fora!
No ae si patien + x la bèstia o pel nostre disgust :)
Esta ben guapo i ja li torna a crèixer el pèl
dimarts vinent començo vacances!!! Imagino q serem uns dies a SS, uns altres a l'Ametlla i a la Molina
un peto

Anònim ha dit...

frikis!!!!

Pepa ha dit...

he arrivat de santiago he llegit les esplicacions de Cordoba ni hi anire galicia molt be pluja isol menys mal que el sol va ser el dia de la cel-lebracio.El zak ja no te la cara de homre lobo petons

Merce ha dit...

heiiii
Com van els dos pardalets?
Vaig seguint atentament els vostres blog's: Microbi,Marta & Joan i Vital.
Tots em feu enveja "MOLT SANA" però crec que el vostre viatge supera els altres.
El cucut és indescriptible i si has fumat encara deu ser-ho més.
Jo ja he llogat el pis de Sant Salvador,amb tot el que comporta: arranjament de goteres
repàs de pintura, excursions interminables al contenidor i sobretot les dues dones de fer feines que he contractat: Veronica i Mari unes cracks del medi. He pensat que per quan torneu us podrien interessar els seus serveis.
Bé després de deixar la casa como los "chorros del oro" o com "una patena", ahir pel matí van perndre possessió de la casa en Jep, la Montse, la Berta i la Jana.
Ulls de Tio Gilito.
Els Guell us cuiden la casa com si fos seva i son uns bons veïns.
Buenu, buenu us deixo i a seguir gaudint de Sudamerica.
Avui és dilluns, San Lunes com diuen els mexicans, sense ganes de fer res. Fa molta calor i tinc molta mandra.
Un petó molt gran i fins aviat
Espero poder publicar aquest comentari. Soc totalment negada.
El Joan diria una paraula més ...????????
petons mil.
Mrcè

Anònim ha dit...

Hola chicos!!
hahaha no sabía de la existencia de ese cucú!! qué risa!!
Es una lástima que no hayan conocido la verdadera sierra cordobesa, esos lugares que fueron están muy cerca de la ciudad y no son para nada lindos...en fin...si me hubieran dicho conozco cordobeces para pedir asesoramiento! Al menos tomaron fernet con coca? Besoss, Gise