divendres, 18 de juliol de 2008

Buenos Aires. Perú al 957

Cuando llegas a BA tienes la impresión de haberte colado en un episodio de “Cuentáme” (como te ha ido, si has conocido la felicidad ...:-): autobuses viejísimos que silban y van cagando leches, coches antiguos, veredas rotas, niños dando de comer a palomas en la Plaza Congreso; como antaño en la Plaza Catalunya; casas antiguas con techos altos, cafés cortados a menos de un euro, colmados por todos sitios, cagadas de perro por toda la calzada, atuendos de otra época; un sin fin de cosas que ya no recordábamos y que vemos reflejados en recuerdos de nuestra niñez.

Además de un viaje en el tiempo, a veces en Buenos Aires parece que estés viajando por el espacio. En ciertos momento, tienes la sensación de estar en Madrid, especialmente en Avenida de Mayo donde puedes comer en un sinfín de restaurantes y mesones de gallegos (aquí todos los españoles somos gallegos), con carteles de corridas de toros de “El Cordobés” o jamones enteros colgando del techo. Sin embargo, cuando paseas por el barrio de Recoleta parece que estás en París, cerca de l'Avenue Montaigne y, a la vuelta de la esquina, te encontrarás con una Brasería. Pero cuando miras a través de una ventana y observas que los taxis están pintados de amarillo y negro, te acuerdas de Barcelona y sus “xinos” tan característicos. Y, si te acercas a Puerto Madero, jurarías estar en Liverpool o un barrio portuario inglés cualquiera. Buenos Aires es todo esto y nada de lo anterior; donde nada es lo que parece realmente.

Por encima de todo, destaca la transparencia de esta ciudad . Para lo bueno y para lo malo, todo (o casi todo) es detectable. La riqueza, la pobreza, la belleza o la decadencia forman parte de su paisaje. Aunque no hemos encontrado una palabra que la defina, si que hay un sentimiento que la envuelve y, ese, es el de tristeza. Toda ella rezuma melancolía, una añoranza fría. Su mirada es penetrante y, en lugar de proyectarse, parece anclada en un punto alejado en el pasado, que evita el presente. Por eso, uno no tiene claro que será de Buenos Aires en el futuro. Pese a todo, uno se siente cerca de algo en este sitio, como si antes ya lo hubieses vivido.

Llegamos acá con la intención de apalancarnos un poco y vivir la ciudad con tranquilidad, dejando de lado esta especie de postnomadismo que hemos venido practicando los últimos 2 meses. Queríamos construir esa sensación de hogar fuera del hogar. Para ello, alquilamos un piso en San Telmo, un barrio porteño conocido por sus anticuarios, mercadillos y las innumerables milongas o clubs de Tango. Tras buscar un poco, no mucho, nos decidimos por uno en la Calle Perú al 957. Un pequeño dos ambientes, ideal por precio y ubicación, para poder vivir la ciudad en un barrio tranquilo pero lleno de atractivos y muy accesible por subte (metro), colectivo (bus)… Desde aquí, iremos realizando escapadas tanto por la ciudad como el norte de Argentina y Uruguay. Es nuestra base de operaciones.

Poco después de llegar, se unió Natalia a esta experiencia. Nos acompañará durante este mes de julio. Con ella hemos ido visitando esta ciudad y preparando nuestra primera escapada a la Sierra de Córdoba y los viñedos de Mendoza. Juntos, hemos conocido la noche porteña, bastante canalla por cierto, y que se parece mucho a la madrileña. También hemos descubierto la gastronomía argentina, probando el Locro, el día que corresponde, es decir, en el Día de la Independencia de... los españoles, el 9 de julio. Se trata de una especie de cocido de calabaza muy poderoso y que te tumba; un plato tipo Feijoa brasileña o Fabada asturiana, altamente aéreo. ¡Y qué decir de la maravillosa carne argentina! Bifes de Chorizo, Vacíos, Asados de Tira, Pecetos,... que unidos a sus Flanes caseros, sus papas, pizzas, empanadas, se entiende que los pantalones nos vuelvan a ir más que justos. Suponemos que Bolivia nos ayudará a reducir circunferencia.

Nuestra estancia en BA ha coincidido con la disputa a nivel del poder legislativo sobre el decreto de retenciones a las exportaciones de la soja. Se trata de una movida increíble, que provocó un parálisis casi total del país durante 100 días (y que se terminó justo cuando pasábamos por la frontera) por algo que ha dejado de ser un producto de alimentación (de hecho, los argentinos consumen menos del 10% de lo que producen) y que ahora es un bien energético... los famosos bicombustibles. En breve, el mundo se liará a tortas por una mazorca de maíz. Al final ha ganado el Campo el pulso, con la decisión inesperada del vicepresidente en el Senado, Cobos. Este hombre fue designado por los K (Kirchner's) y forma parte del Gobierno que ha redactado esta norma. Un galimatías impresionante que deja al descubierto el extraño funcionamiento del sistema político argentino. Acá, la política está a flor de piel y aparece en muchas conversaciones, carteles, pintadas en las paredes... Sin embargo, parece que el argentino se ha resignado a tener una clase política ineficiente. Esperamos que no sea así, puesto que con las posibilidades que tiene este país sería un lamentable error.

Dejando de lado manifestaciones, contra manifestaciones, carpas en la Plaza Congreso y los quilombos varios que nos hemos encontrado, en Buenos Aires estamos trabajando como voluntarios en una pequeña (más bien micro) ONG (www.voluntarioglobal.com.ar) que brinda apoyo extra escolar a niños de Villa Soldati (una villa miseria, símil argentino de la favela brasileña) y La Boca, uno de los barrios históricos de esta ciudad y que todos recuerdan porque se donde se ubica el estadio de futbol de uno de los equipos más conocidos de la capital (Boca Juniors) y por la calle Caminito donde hay cuatro casas pintadas con distintos colores (lástima que sólo sean cuatro), aunque la realidad es que es uno de los barrios más deprimidos de la Capital Federal. Colaborar en esta tarea, aunque sea dos o tres días a la semana, también nos ha ayudado a convertir nuestro departamento, en Perú al 957, en un nuevo lugar al otro lado de mundo. Pero esta ya es otra historia.

Fotos: Misiones:

http://picasaweb.google.com/ankor73/MISIONES

Buenos Aires:

http://picasaweb.google.com/ankor73/BuenosAires


4 comentaris:

microbi ha dit...

M'ha fet molta gracia lo del "subte" (metro) pq la primera setmana a NY vaig coneixer a una argentina amb la que compartia habitacio, i quan anavem a passejar em deia ¿vamos en subte o en colectivo?

Aixi que teniu campo base a Argentina! Havia sentit i llegit aixó de buenos aires, que te una mica de tot (Madrid, Paris...) i que un pot sentir-se com a casa.
Ara, amb lo del menjar em feu una enveja!!!!!!!!!! Jo, pq menjo a casa el 80% dels cops, pq aqui nada de carne deliciosa!
:)

Un peto
el microbi de la familia!

Anònim ha dit...

Hola parella!!! acabo de llegir la meitat del vostre blog (ara acabaré la resta, si la Marina continua dormint) i és fantàstic!! m'esteu fent molta enveja!!!!! (sana, eh?). Després del vostre em miraré el del "microbi de la família" (hola Anna!)!
Per aquí tot molt bé! no sé si vau rebre l'SMS amb la foto de la Marina amb el vestidet q li vau regalar, però està genial! avui mateix el porta i ens ho ha dit un munt de gent!
Continueu escrivint, q continuarem llegint(si bé ara ens n'anem el 21 a Sant Salvador i ens hi instal·lem un mes -sense ordinador-). Encara ara em sembla increïble això d'Internet i dels blogs!!
Avui el Rafa no hi és, q se n'ha anat de Rodríguez amb l'Uri Gibert (de cal Escofet) al Summercase (s'escriu així?). Volia veure els Kings of Leon (i fer-se una festeta, cosa q em sembla molt bé pq fa molt temps q fa molta bondat!). A veure si demà es pot mirar el vostre blog! per cert, m'agrada molt com escriviu!! transmeteu molt bé les sensacions!! quina gràcia veure les vostres fotos!! de fet, li plantejaré al Rafa d'anar-nos-en l'any que ve un mes amb la nena al Brasil o l'Argentina (creieu q seria factible?).
Molts petonassos a tots 2!!!

Núria, Rafa i Marina!!
PD: naltros som uns complets analfabets digitals. és fàcil penjar fotos a "picasa"? en algun lloc diu com fer-ho? així hi penjaríem fotos de la peque pq la pogueu anar seguint! (podeu respondre'ns al blog?).

Anònim ha dit...

Hola Chicos,
Veo que ya están bien porteñitos!!
Qué nostalgia la foto en la Plaza de la Flor...en esa plaza iba a tomar mate los fines de semana para respirar un poco de naturaleza, mientras mi familia me llamaba (para darme envidia),diciendome que se estaban comiendo un asadito en el lago!!
Hablando de mate, como van esas degustaciones del mate??!!hahah

Besos
Gise
PS. cuando vayan al interior pidan tortas fritas!!

Anònim ha dit...

Me olvide, tienen que hacer un viajecito en el 60!!! Es mìtico!!