diumenge, 25 de gener de 2009

Barbie y Ken Dolls. Sydney.

Llegamos a Sydney justo despues de una ola de calor que hizo subir los termometros hasta los 40 grados. Pensabamos que nos habiamos librado de un buen caleton, pero lo que nos esperaba mas tarde seguramente fue mucho peor. Por estas latitudes estamos en pleno verano y Australia es uno de los paises con mas desiertos del mundo, de alguno modo u otro se tiene que notar.

En Sydney nos encontramos mas o menos con la ciudad que esperabamos. Abierta al mar, con una city muy moderna y salpicada por algunos edificios antiguos (si es que podemos llamarle antiguo a algo en Australia), ahora restaurados y llenos de shoppings y baretos repletos de turistas. Un lugar que creemos que es mas atractivo para vivirlo que para visitarlo. La vida es cara, hay buenos restaurantes, todo es bastante fashion y gay friendly. Por la calle te encuentras a chicos y chicas con sus tablas de Surf que se van hacia Bondi u otras playas para pillar algunas olas, a rollers con sus patines, skaters haciendo pequenos cortos demostrando sus peripecias, incluso sesiones de fotos de bodas que parecen rodajes de anuncios de cosmeticos, para muestra la foto que os colgamos en esta pagina.

Durante los 4 / 5 dias que nos paramos alli, disfrutamos de una gastronomia muy variada, como variada es la gente que te encuentras en la calle, aunque por encima de todo predominan los asiaticos. En algunas zonas, ves a mas personas con estos rasgos que al clasico WASP que uno espera encontrarse en un pais anglosajon. Con este panorama, aprovechamos para irnos al Mercado Central de Pescado, el mas grande del hemisferio sur, donde puedes comerte un shashimi de narices que justo acaba de salir del pesquero. En este ambiente multicultural, nos encontramos con un rinconcito typical spanish que emula algunos de los escenarios de las pelis de Pedro Almodovar y que se llama Kika (habran pagado derechos de autor?). La encargada era una vasca y al detectar que eramos spaniards, nuestro acento nos delata, nos colo por delante de muchas mesas para degustar sus tortillas de patatas, jamon, cerveza Estrella Damm (a precio de oro!), una tapita de albondigas con tomate... Nada del otro mundo, pero de vez en cuando, encontrar algo made in spain al otro lado del mundo te hace ilusion.

En cualquier caso, lo que seguramente nos quedara como imagen de Sydney seran sus chicos y chicas. En especial en King Cross, donde nos hospedabamos, un lugar en el que se ven desfilar de dia y de noche a cientos de Barbies y Kens, siempre a la ultima, y de un guapo subido.

PD: Acentos, nyes y otros omitidos!

2 comentaris:

Merce ha dit...

Jo vull un Ken d'aquests per alegrar-me les tristes nits i ....els matins, tardes, capvespres,s'hores baixes,sa postes de sol, vespres i altra volta la nit.
Un petó molt gran.
Fins aviat

Salva ha dit...

Ei johny be good & cia!!
Nada mas y nada menos que Nova Zelanda i Sidney!! les dents llargues, com sempre, son mutuas.
Jo encara torno mes aviat, el diumenge vaig a Rio a passar la derrera setmana i cap a casa, una mandra horrorosa!! Be, el meu lliiiiit no tanta!!
A veure si la birreta que tenim pendent de BA la fem a Barna!!
Ale a divertir-se!!