dissabte, 20 de desembre de 2008

La Magia de los Andes. Huaro.

Hay un lugar en Huaro, provincia de Cusco en Peru, donde la vida es realmente especial: es el centro residencial Magie delle Ande o, en español, la Magia de los Andes. Allí todos los niños aprenden a relacionarse entre ellos sea cual sea su problema, y, aunque parezca mentira, hace que los que estamos a su lado nos convirtamos en una parte de ellos, una parte de su mundo especial que nos atrapa convirtiendonos en otras personas. Con todos ellos aprendemos otra forma de vivir, dandonos experanzas para seguir avanzando juntos y construyendo una vida llena de imaginación y creatividad.

Es por eso, que en estos 45 días hemos podido escuchar de forma evidente los latidos de nuestro corazón, seguramente el más socialista de todos nuestros órganos. Además de redistribuir la sangre hasta nuestras extremidades, se emociona influenciando a nuestro estado de ánimo, y, en estos días, esté se ha alterado mucho. Algunas veces con congoja, otras con alegría y otras , con tristeza o compasión, sin embargo, la mayoría de las veces ha mostrado gratitud. Básicamente por haber vivido y conocido una realidad que nunca antes habíamos podido sentir de esta manera (hasta ahora, nos era totalmente ajena). Descubrir es uno de los principales placeres de la vida: te remonta a la infancia y a su ingenuidad. Cuál marineros del pasado, en busca de nuevos mundos, hemos hallado uno muy especial, tan especial que, a veces, parece mentira que estés donde estés, se encuentre tan cerca de nosotros y no lo tengamos presente.

Esta noche, y las últimas 45, hemos sucumbido a la magia de los Andes. No hay luna y el cielo está completamente estrellado, pero en esta oscuridad se perfilan los cerros que nos rodean. Estamos en plena quebrada de Huaro, un lugar en ninguna parte, donde lo único digno de ver, y sólo para los más iniciados, es el retablo de su pequeña iglesia. Durante este tiempo hemos recorrido la carretera que une Cusco con esta localidad un sinfín de veces, disfrutando de un paisaje que siempre nos brinda nuevas sorpresas. Ya sea en bus o en taxi colectivo, ambos siempre rellenos hasta la bandera. Nuestras idas y venidas nos han permitido reflexionar sobre la belleza de este lugar, sobre su magia, la magia de los Andes.......

Lamentablemente, es un mundo dentro del Mundo. Por eso se utilizan eufemismos para describirlo: especial, distinto, diferente, mágico, ... A veces, los adjetivos son de otra índole, mucho más peyorativos, fruto de la ignorancia y la mala fe de algunas personas. Pero, sea cuál sea su definición, hay un antes y un después de haber conocido esta realidad. En especial en cuanto a la percepción del ser humano como animal (racional) y su capacidad para querer: emocionarse, ayudarse, solidarizarse, escucharse, o, simplemente, compartir. Cuando vives todo esto a la vez, lo que recibes es una bofetada de humanidad, y, normalmente, son estos golpes los que recuerdas toda tu vida. El tiempo dirá........
Lo que está claro es que en Huaro, pese a que ya hace tiempo que hemos superado el ecuador del viaje, hemos llegado al corazón de esta experiencia. Habrá un antes y un después de nuestro paso por aquí. Eso se debe a 19 niños, cada uno distinto dentro de su supuesta diferencia, pero que juntos constituyen una pequeña sociedad dentro de la realidad rural peruana que sigue aletargada, donde el tiempo marca un ritmo distinto al que en estos momentos rige nuestros destinos. Unos niños que en otras circunstancias, y sin el apoyo de la institución en la que hemos estado trabajando, vivirían (en algunos casos, simplemente, ya no existirían) en una situación de extrema vulnerabilidad, sin vislumbrar una oportunidad para su futuro.

Dicen los más iniciados en esto del altruismo, del apoyo a los demás, que el asistencialismo es pan para hoy, hambre para mañana. Sin dudar de ello, es también cierto que determinados grupos sociales a veces se encuentran en una situación de riesgo que requiere revisar estos principios fundamentales. En Huaro hemos contribuido, con nuestro breve paso y pequeños granitos de arena, a asistir a este pequeño grupo de personitas. La duda que nos queda es quién ha sacado más provecho de esta experiencia: ¿Ellos o nosotros? No sabemos la respuesta, seguramente sólo ellos pueden contestar, pero con el convencimiento de haber participado en una relación asimétrica a favor nuestro, mantendremos el compromiso, aunque sea en la distancia, con Magie delle Ande, en aquello que podamos ser útiles.

Durante estos más de 45 días hemos contribuido en lo que hemos podido: Marta, ha trabajado como psicóloga apoyando a Bego, también voluntaria, y que deja el proyecto en el mismo momento que nosotros (lamentablemente, en estos momentos la institución no puede pagar el salario de un psicólogo, pese a que es realmente necesario tanto para dar seguimiento a los niños, como a los profesionales que trabajan en el centro), y Joan, ha contribuido intentando captar fondos, de momento sin demasiado éxito, y poniendo en macha una nueva página web del centro http://www.magiedelleande.org.pe/ (aún pendiente de ser colgada).
Seguimos nuestro viaje recordando a todos los voluntarios de Huaro: Valeria y Gabrielle, Bego, Sara, Rosa e Iván y Sonia; a los profesionales: Irene, Zenaida, Rubén, Dioné, Hayde, Rita, Ursula, Javier, Moraima y Eli, y, como no, a nuestros niños: Ruth, Ross, Rossy, Luz, Jaqui, Brisaida, Olinda, Reyna, Esther, Marilia, Ale, Anderson, Alvaro, Sergio, David, Michael, Jhoncito, Jhonatan y Janet; con todos ellos hemos aprendido que otro mundo es posible.....y que una sonrisa es suficiente para empezar.

4 comentaris:

Mireia i Marc ha dit...

Gran post i millor experiència.
Una abraçada parella

Merce ha dit...

Felicitats per aquest escrit.
Les vostres reflexions s'han endinsat en el organ més socialista que tinc, produint una reacció en cadena de multiples sensacions i emocions.
Un petonàs
Mercè

Anònim ha dit...

Hola!
Llegeixo emocionada, amb les llàgrimes als ulls, la llista dels nens i de les persones que treballen a Huaro. Les fotografies tembé són molt boniques. Sempre penso que heu sigut valents fent aquest meravellós viatge.
Avui estem a casa els jefes celebrant el 24 de desembre. Jo porto a casa la jefa des de les dues... Ara arribarà tothom i des de Barcelona us envio un petó molt fort i el millor desig de Nadal per a vosaltres. Sé que esteu al carib, on hagués pogut venir...En fi, mai estem contents de les nostres decisions. Una abraçada forta, amb el cor socialista que dec tenir, núria

microbi ha dit...

HOLA!
ens poseu tendres desde tant lluny, és increible.
A mi, encara que sigui a distància, m'agradaria posar el meu granet de sorra embellint la web que feies alla.
És això possible?
Un petonas enorme.
Bon nadal, al caribe!